viernes, 20 de enero de 2017

Usando el I Ching


Gunnar Ekelöf




CADA HOMBRE ES UN MUNDO



CADA hombre es un mundo, habitado

por seres ciegos en oscura rebelión

contra el rey yo que los gobierna.

En cada alma hay mil almas prisioneras,

en cada mundo hay mil mundos ocultos

y esos mundos ciegos, esos mundos soterrados

son vivos y verdaderos, aunque imperfectos,

tan cierto como que yo soy real. Y nosotros, reyes

y príncipes de los mil seres posibles que hay en nosotros,

somos al mismo tiempo siervos, prisoneros

de algún ser mayor, cuyos ser y esencia

comprendemos tan poco nuestro superior

los de su superior. De su muerte y de su amor

se han teñido nuestros propios sentimientos.



Como cuando un enorme vapor pasa

a lo lejos, bajo el horizonte, donde el mar yace

en la brillante tersura de su atardecer. – Y no sabemos de él

hasta que llega el oleaje a la playa,

una ola primero, después otra y muchas más

que estallan en un murmullo hasta que todo queda

como antes. – Sin embargo, todo es diferente.



De la misma manera nosotros, sombras,

nos vemos embargados de una extraña inquietud

cuando algo nos dice que ha viajado gente,

que algunos de los posibles han sido liberados.





Gunnar Ekelöf: Poemas. Versión de Francisco J. Uriz. Plaza & Janes, Barcelona, 1981, p. 108

5 comentarios:

  1. Marta! Hola!
    pregunto con humildad y verdadero interés

    qué me recomendarías para aprender sobre lo sagrado en relación con la imaginación y el inconsciente, y la magia, y la suspensión del ego?

    una vez en el blog habías dicho que la esencia de la magia era la disponibilidad total de lo receptivo frente a la voluntad total de lo activo,
    digamos que sería un principio de creación, de donde sale todo...
    en el sentido de que sólo cuando uno se entrega al misterio el misterio actúa en uno?

    quisiera aprender sobre la Kábala, pero no sé qué pensás.

    habrá otros mundos más allá de la materia? la imaginación es desprestigiada en esta época por su potencial de subvertir los valores subyacentes a este sistema consumista y lava cerebros?

    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anonimo.
      Esto que quieres aprender es algo vivencial, no hay un libro con instructivos. A esto lo conocí, lo percibí y lo terminé por amar, leyendo cuentos. Toda mi niñez y adolescencia leí cuentos, primero infantiles y luego leí a Kipling, a Chesterton, a Saki, luego a Borges y a Cortazar. Luego Ursula Le Guin y Tolkien y tantos otros que uno encuentra. Y el cine como Miyasaki.
      En especial Kipling tiene todos esos ingredientes que dices, lo sagrado, la imaginación, el inconsciente colectivo, la magia y la suspensión del ego.
      Esto es un cambio en la mirada, un cambio en cómo ves al mundo.
      Cuando alguien te lleva de la mano a mirar de esa manera el mundo, el mundo se hace sagrado y la magia está en todas partes. Es una magia natural, hecha de pequeñas maravillas que puedes ver porque te han educado la mirada. Y que puedes hacer porque te han educado el cómo hacer, se hace obedeciendo.
      El camino es entrar en contacto con aquellos que lo ven y lo escriben.

      Uno puede explorar todos los sistemas que hemos desarrollado en las distintas culturas para entrar en contacto con esos hilos invisibles que mantienen todo unido. La Kábala es uno.
      Pero te recomiendo que intentes encontrar aquel que mejor va contigo y a ese lo tengas como punto de referencia para los demás. Que éso se lo tuyo. Como lo mío es el I Ching independientemente de que explore y use algunas cuestiones de los otros. Arquetipos y conceptos son universales; métodos, diseños, signos, simbolismo, son particulares.
      Los otros mundos también están en la materia; están acá, actúan sobre la materia, la materia es dócil, se deja hacer, obedece. No se pueden separar, está todo junto, unos son condición para los otros.
      La imaginación es la creadora, la tecnología es la hacedora, no se pueden separar. La imaginación usa luego la tecnología. El I Ching es una tecnología pero sin imaginación nadie lo puede usar. La imaginación no está desprestigiada, la Empresa la necesita para crear más objetos inútiles y para hacer que los deseemos.

      Eso te puedo decir, un abrazo

      Eliminar
  2. Hola Marta, hoy estoy preguntón... y lo que se intercambió es este blog me viene como anillo al dedo. Te cuento un poco. Hace año y medio me invitaron a participar de un encuentro católico para hombres en la mitad de la vida donde se hace una evaluación de lo vivido y se plantean pautas para mejorar -en el tiempo que nos queda- en comunidad y guiados por Dios. Yo nunca tuve formación religiosa y desde chico me sentí atraído por el I CHING. Como hace algunos meses no me siento totalmente a gusto en estas reuniones consulté al maestro dónde encontraba a Jesús y me respondió con el 23, la desintegración... y la verdad es que refleja mi estado de ánimo actual con relación a este tema. Tengo ganas de dar un paso al costado y refugiarme más en temas que me completen como mis hobbies, lecturas que me gusten, mi familia, deportes, mi gran amigo el I Ching y filosofía taoísta. Estoy muy errado en mi interpretación? nuevamente gracias. Marcelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcelo, el 23 es el mundo en que vivimos, lo encuentras en el mundo en que vivimos, ahí está Jesús para ti. No está en la iglesia, entre los santos y los puros. Está en la confusión del mundo.
      Dar en el blanco con el comportamiento correcto sea cuál sea el rol que uno esté ejecutando aquí, en el 23.
      El I Ching es un maestro de vida y la fuente de toda vida, la vitalidad, está en el amor a la vida. Eso que en el I Ching se muestra en un hexagrama doble, en una esencia del mundo, el hexagrama 58, Lo Alegre, lo vital. La alegría de vivir.
      Y dónde estamos viviendo? digo yo en el 23 estamos viviendo, en la confusión de los malos entendidos y los entendidos a medias. No entre los que tienen todas las respuestas del dogma, sino acá, en medio de la mierda. Por supuesto que por acá anda Jesús, no tengo duda de eso.
      Todo eso que dices es el 33, La Retirada, eso: "dar un paso al costado y refugiarme más en temas que me completen como mis hobbies, lecturas que me gusten, mi familia, deportes, mi gran amigo el I Ching y filosofía taoísta" Parece que ese es tu "tiempo", el de La Retirada. Ese tiempo que uno necesita porque se tiene que revisar.
      Ya sabes dónde está Jesús, porque lo preguntaste. Si eso es importante para ti ya verás cómo se resuelve porque se resolverá solo. El tiempo es El Creativo y no podemos apurar al tiempo que es el señor de todas las cosas por venir.
      Entonces tranquilo, que uno sabe mucho más de lo que cree saber y si algo te está diciendo adentro tuyo lo que te dice es mejor escucharle y obedecerle.
      Gracias a ti Marcelo, es muy bueno hablar a corazón abierto y nos cuesta mucho hacerlo. Hace bien, nos hace bien. Un abrazo

      Eliminar
  3. muchas gracias Marta por tu respuesta, creo haberte respondido desde el email, pero por las dudas... un beso

    ResponderEliminar